Feb 17
Desde pequeño me ha gustado el contacto con la gente y de alguna manera he sabido que mi desarrollo profesional iba a estar ligado al trabajo en contacto con personas, así que encaminé mis pasos hacia la psicología. Mientras estudio psicología hago un voluntariado en el área de Psiquiatría, con la Asociación Internacional “Juventud Idente” (sección Salamanca). En 1998 me licencio en psicología, por la Universidad Pontificia de Salamanca y nada más dejar la facultad empiezo a trabajar en Proyecto Hombre de Burgos. Son tres años y medio de  aprendizaje, apertura a otras realidades sociales y personales y sobre todo, años de empezar a concebir esto de ser terapeuta, de acompañar procesos de personas. Me formo como terapeuta de Proyecto Hombre  y además es en esta época cuando entro en contacto con la gestalt, a través de CIPARH en Madrid y con la Psicoterapia Integrativa programa SAT, de Claudio Naranjo.

Mientras estoy en este proceso interno de descubrimiento personal (cursos, terapia personal, talleres, cursos de verano…), voy desarrollando mi labor como terapeuta en el Proyecto Hombre (Hazgarri) de Vitoria, con adolescentes y sus familias. Después de seis años en Hazgarri, paso a trabajar a un centro de reforma de menores, gestionado por la asociación Berriztu, de Vizcaya.

Durante este proceso de crecimiento también vivo crisis profesionales y personales de las que, salgo renacido y más fuerte, una vez que decido trascenderlas. En ello inverto tiempo y energía, y me redescubro a mi mismo gracias a unos meses de autocuidado; (retiro del mundo laboral, meditación vipassana, el camino a Santiago, autoobservación…). Hoy comparto mi trabajo de terapeuta también, con mi faceta de educador de calle, en la asociación Irse Álava. Actualmente compagino mi labor de terapeuta con la coordinación del Punto de Encuentro familiar de Álava.

Hace ya más de diez años, que empecé a desarrollarme como terapeuta y siento que todavía queda mucho camino por recorrer, aprender y sobre todo por compartir y disfrutar para seguir creciendo. Me siento afortunado por poder dedicarme a lo que me gusta.

< Volver a equipo